Cátedra UNA | Danza Integradora

Danza Integradora es una cátedra opcional, creada en 2004, durante la gestión de la Prof. Silvia César, habiéndose aprobado el proyecto presentado por la Prof. Susana González Gonz, por unanimidad del Consejo Departamental. Por Resolución Nº 1074/00 y Nº 650/02, se incluye la cátedra Danza Integradora como espacio curricular optativo en los planes de estudio aprobados por el Departamento de Artes del Movimiento para todas las carreras del UNA, elegida generalmente por los alumnos que cursan las carreras de Danza, Comedia Musical, Expresión Corporal y Danza Teatro.

En abril de 2005 se pone en funcionamiento la nueva cátedra, designando titular a la Prof. Susana González Gonz, y adjunta a la Prof. Karina Iglesias formada en los seminarios de Danza Integradora realizados en años anteriores.

Como docentes hemos sido formados para atender a grupos homogéneos, pensando de antemano en mejores resultados de aprendizaje, sin considerar por desconocimiento, miedos o prejuicios, la riqueza que nos ofrecen los grupos diversos. La Cátedra da respuesta a la problemática social de la inclusión e integración de las personas con discapacidad en el ámbito universitario y comunitario, desarrollando un sistema artístico-educativo que hace realidad el derecho a la educación, la cultura, el arte y la libre expresión, desde la equiparación de oportunidades para todos.


Danza Integradora Cátedra Abierta

Desde abril de 2012, La Cátedra Danza Integradora, es Abierta a la Comunidad, dando oportunidad de ser cursada a toda persona interesada en la temática que se plantea.
Personas de la comunidad, alumnos universitarios en formación y profesionales de diversas áreas, participan de un aprendizaje conjunto de las diferencias, fomentando de esta forma, el concepto de arte, como transformación social.
Debido a las diversas formaciones con que cuentan las personas de la comunidad interesadas en la propuesta y las distintas carreras que cursan los alumnos universitarios, se forman grupos bien heterogéneos, cuyo fin común es aprender de las diferencias, lo que permite a los mismos, un real enriquecimiento como personas y futuros profesionales.
Se propone mirar la Danza desde otras perspectivas, contribuyendo a crear debates sociales pendientes y conceptualizaciones que permitan rever pensamientos y actitudes negativas respecto a las personas con discapacidad. Invita a replantearse temáticas que hacen a la dignidad de todas las personas, la diversidad y la integración desde el amor, la aceptación y un aprendizaje conjunto. Permite experimentarse más allá de las limitaciones y tomar conciencia de la Unidad de nuestra existencia en relación a Otros Cuerpos, dejando de lado prejuicios, abriendo la mirada hacia otra estética, desde la ética de cada cuerpo. En tiempos de pérdida de sentido y reconstrucción del tejido social, la Danza Integradora es una práctica artística humanizante de transformación social que libera el espíritu, restablece la alegría y desarrolla la capacidad creadora y la comunicación, promoviendo vínculos amorosos y relaciones más humanas en la construccción y redefinición de la corporalidad-subjetividad de los participantes y de sus identidades colectivas.

Todos tenemos los mismos derechos, pero sólo en la aceptación de las diferencias podemos brindar las mismas posibilidades. El arte es una forma específica de conocimiento y según la perspectiva que escojamos para ver y situarnos frente a una persona discapacitada, serán nuestras maneras de actuar.

Según Edgar Morin, “es necesario desplegar la capacidad del pensamiento complejo que nos permite la aventura incierta del pensamiento, cambiando el paradigma de la fragmentación, por el de nuevos modelos de integración.”


El Programa de la Cátedra

El Programa de la Cátedra está planteado desde núcleos temáticos a efectos de darle un ordenamiento lógico, con un encuadre teórico práctico de 4 hrs. Semanales, dos de teoría y reflexión, y dos de práctica de movimiento desarrolladas en un cuatrimestre.
Desde la visión integradora que se propone, todo se relaciona en una espiral dialéctica de mayor complejidad y síntesis, una construcción que valoriza el aprendizaje significativo, y los saberes previos de los alumnos, contemplando sus historias, el aspecto biológico, psicológico y motriz, socializando luego el conocimiento de la vida del cuerpo de cada participante, en un proceso de cambio continuo con otros y el mundo.

La Metodología de taller propuesta, permite tratar cada temática desde la vivencia, la reflexión, y la conceptualización, a través del análisis de videos y la bibliografía seleccionada.
En el práctico de movimiento, se trabaja sobre las posibilidades y las propias limitaciones, la auto observación y la experimentación.
En forma individual o grupal, se incentiva para que cada participante descubra su propia manera de danzar. Se respeta el tiempo personal, afianzando la autoestima y la identidad expresiva, para superar y transformar las propias trabas. Cada búsqueda, se potencia en el trabajo grupal, a partir de un enriquecedor proceso de creación y comunicación, donde todos aprenden a valorar el logro de todos.

Se considera la dinámica grupal como base del aprendizaje, creando un clima de trabajo participativo de compromiso y respeto, donde cada integrante puede repensarse y emocionarse, fortaleciendo la confianza en si mismo.
Se valorizan los emergentes, dando permiso a conectarse con las dificultades y los miedos, para modificar actitudes ante el cambio y acceder a nuevas respuestas corporales y nuevas preguntas. Se prepara así a los alumnos, para asistir a los talleres comunitarios en el Departamento de Artes del Movimiento y en el Hospital Rocca, donde tomarán contacto con la realidad de las personas con discapacidad.


Objetivos Generales

  • Promover un Arte sin barreras y una Danza para todos sin exclusiones.
  • Sensibilizar y crear conciencia de la importancia de educar a través de la danza hacia un cambio de paradigma que incluya la diversidad y fortalezca la integración
  • Generar espacios de acción, pensamiento y reflexión, experimentación artística, capacitación y producción, para cambiar la mirada en la formación docente y artística, contribuyendo a erradicar los prejuicios en torno a la discapacidad.
  • Transferir e integrar conocimientos y técnicas adquiridas en la formación académica de los estudiantes, con el servicio solidario a una comunidad poco considerada en el plano de la danza.
  • Contribuir a la formación de profesionales, flexibles y resilientes, concientes de las diferencias y del valor del cuerpo en la experiencia vital de la comunicación humana.
  • Reveer los valores culturales que nos han sido legados, resignificando los discursos filosóficos estéticos y pedagógicos actuales.
  • Reivindicar los derechos humanos desde la toma de conciencia de la igualdad de oportunidades para todos, apostando a la diversidad cultural y artística en el campo de la Danza.
  • Ampliar la mirada y lectura de la realidad, de los que aprenden, enseñan y actúan, aceptando las distintas maneras de existir, para superar los prejuicios mentales, afectivos y sociales que no permiten construir nuevas realidades.
  • Facilitar procesos de subjetivación y de construcción de identidades y transformar la realidad, para desarrollar la totalidad y la unidad, que implica el goce de una vida más plena

TESTIMONIOS

“Danza Integradora tiene un doble efecto estructurante: integra movimientos desde el exterior y el mundo interno, descubriendo cada parte del cuerpo como un todo.” Poner el deseo allí, en esa Danza que permite mover algo de lo cristalizado que genera la sociedad misma, por la exclusión de lo diferente, donde lo singular permite un más allá y un anclaje de la propia subjetividad y del descubrimiento de nuevas posibilidades, no solo del cuerpo físico si no de una apertura a la mente y el alma ; Una verdadera Integración del ser.

Es la única Cátedra que trata los derechos y valores humanos, que combina técnica y sensibilidad, mostrándonos lo grande y bello de lo simple. Fomenta la solidaridad y la participación activa de todos los grupos sociales, abriendo las puertas la diversidad.

Es otra mirada de la danza, donde el cuerpo toma otro significado y el baile y el movimiento se resignifican en otra manera de comunicación más intensa y genuina.

Nos habilita para que cada uno descubra y vivencie sus propias capacidades y limitaciones, reforzando la identidad. Cambia la mirada frente a la diferencia, enriquece, nutre y complementa, pudiendo hacer una reformulación del funcionamiento de las redes sociales y los derechos humanos.

Me impactó hacer una clase en el Hospital Rocca, tomando conciencia de una realidad que no conocía. Esta cátedra me dejó una experiencia nueva que marca mi corporalidad, una forma diferente de ver a las personas, en cualquier condición.

Esta cátedra me introdujo en un mundo que consideraba ajeno y me permitió pensar la discapacidad, sin miedo y sin lástima; ya no desde lo trágico, sino desde la valoración y la capacidad de las personas con discapacidad, por vivir dignamente. Fue un desafío para mí, bailar, tocar y ser apoyo para una persona que no podía caminar.

Me dejó la certeza que con esfuerzo y amor los cambios son posibles, que la Danza Integradora es un medio apto para la creación y la ampliación de vínculos sanos para el desarrollo de las posibilidades individuales, grupales y sociales.

Me dejó la amable sensación de que nada en la vida es totalmente determinante ni definitorio y me abrió la cabeza hacia una mirada distinta, que hizo que pueda valorar mi cuerpo y el de los otros, disfrutando de los pequeños logros y aceptando y respetando mis limitaciones. Conocer y bailar con tantas personas con discapacidad, con reales limitaciones me hizo valorar lo que la vida me dió y ser más agradecida. Bailar con personas que se estaban rehabilitando en el Hospital Rocca, me dió la posibilidad de saber que hay miles de caminos para llegar a un mismo lugar. Me di cuenta la importancia que tiene la Danza, para la recuperación y las relaciones humanas. El contacto, la mirada y la Danza Integradora me permitieron bailar y disfrutar con personas que antes no creía posible.