Qué es? | Danza Integradora

Danza Integradora es una modalidad de la danza al alcance de todos, que hace realidad el concepto de inclusión, integración y diversidad. Reúne e integra a personas con y sin discapacidad de distintas edades y jerarquías, bailarines con todas las posibilidades con otros con marcadas limitaciones, celebrando la vida, desde un aprendizaje conjunto de las diferencias. A través de lo individual y lo social, integra el plano físico, mental y espiritual apostando a la diversidad cultural, desde un concepto amplio de salud, una educación liberadora y un arte sin barreras.

  • Promueve la salud integral, fomentando el desarrollo de las capacidades potenciales de todas las personas, impulsando la igualdad de oportunidades para todos.
    Desarrolla propuestas artísticas y educativas con el fin de derribar los prejuicios que existen en la sociedad con respecto al diferente, propiciando un cambio en la concepción de las limitaciones.
  • Resignifica y da sentido al cuerpo, como un universo dentro del universo, construyendo la subjetividad, creando un mundo de interrelaciones a través de una ética, que considera el respeto y la afectividad como fundamentos constitutivos de la identidad.
  • Incluye a otros cuerpos, no reconocidos desde la estética convencional. Cuerpos dañados, olvidados y negados, reciben el beneficio del afecto, desde un encuentro amoroso consigo mismo y con los demás, que moviliza e integra el mundo físico, mental y emocional y refuerza la autoestima, poniendo de manifiesto la expresión de las propias potencialidades.
  • Desarrolla el lenguaje del movimiento y la expresión corporal de todas las personas, sin distinción de género, edad, formación, jerarquía y cultura, creando nuevos códigos de comunicación, desde la unidad del ser.
  • Cambia las representaciones sociales con respecto a la discapacidad y crea fuertes cimientos para una sociedad inclusiva menos discriminatoria, dándole un cuerpo social real, al principio de integración tan vapuleado.
  • Construye un nuevo paradigma cambiando competencia, dependencia y paternalismo por solidaridad, independencia y responsabilidad, superando los prejuicios existentes.
  • Contribuye a formar personas concientes del valor del cuerpo en la experiencia vital de la comunicación humana, sujetos resilientes, capaces de salir fortalecidos de situaciones adversas, aceptando el pasado para enfrentar el presente y proyectar el futuro.
  • La Danza Integradora fortalece y reivindica los derechos humanos desde la toma de conciencia de la igualdad de oportunidades para todos, apostando a la diversidad cultural y a la danza como transformación social. SGG.

“El tesoro de la humanidad está en su diversidad creadora, pero la fuente de su creatividad está en la unidad generadora”. Edgar Morín.


Objetivos Generales

  • Promover una danza sin exclusiones, como un camino a la libertad corporal y creativa, desde una dimensión ética y una nueva estética, fomentando el concepto de arte comunitario y transformación social.
  • Sensibilizar, concientizar y propiciar un cambio de mirada, para que la sociedad, trascendiendo el ideal de perfección, completud y belleza incluya a otros cuerpos en la danza y se enriquezca con ello.
  • Contribuir a erradicar los prejuicios y las concepciones erróneas que todas las personas tienen con respecto a la discapacidad, inhibiendo la diversidad cultural y artística en el campo de la Danza.

Características
  • Se pone el acento en lo existente, no en la falta. Los límites físicos, mentales, sensoriales o emocionales, no son vistos como techo, sino como piso, para empezar a construir a través de un trabajo integrador.
  • Se incentiva hacia el movimiento auténtico, cargado de significado, como verdad de quien lo expresa, valorizando tanto el proceso creativo como el producto de la vivencia personal y todas las características que hacen a lo humano.
  • Se baila con todo lo que se es desde lo mucho o poco que se tenga, respetando la organicidad de cada cuerpo, las leyes naturales del movimiento y el mundo afectivo que conecta con el placer y la alegría de estar vivo.
  • Se trata de que cada uno encuentre su propia forma de danzar, siguiendo consignas amplias y concretas, para transformar limitaciones en posibilidades.
  • Se tiende a la promoción de la salud, ampliando el rango de los movimientos y a mejorar todos los niveles de la comunicación, hacia una mejor calidad de vida.
  • Se pretende ampliar la mirada sobre la danza y la discapacidad, para cambiar la percepción de lo que es un bailarín, dejando de lado prejuicios y abriéndose a otra estética, que incluya otros cuerpos en escena y otros valores.